26 Años Se Demoró Esta Pareja En Resucitar Un Bosque ¡Qué Cambio!

¡La transformación realmente es sorprendente!

Pamela Gale Malhotra y Anil es una pareja dueña del Santuario Sai desde 1991. Es el único santuario privado de vida salvaje que existe India. Han hecho un enorme esfuerzo para volver a recuperar el bosque y proteger la vida natural.
Hoy, el lugar abarca más de 121 hectáreas y es el refugio de más de 200 especies de animales y plantas que estaban en peligro de extinción. Hay elefantes asiáticos y tigres de Bengala.

Cuando llegamos, el lugar estaba totalmente abandonado. Eran campos de arroz, de café y cardamomo. Habían deforestado todo y eso nos tomó mucho trabajo, cuidados, energía y tiempo. Fueron años para poder transformarlo comentó Pamela Malhotra al sitio Great Big Story.

Se encuentra ubicado en el distrito de Kodagu, al sur de la India. Esa zona ha sufrido de una extrema deforestación, y no consideraron nunca la gran cantidad de preciosas especies que habitaban el lugar.

Pamela y Anil se conocieron y ambos sentían un inmenso amor por la vida natural. Así que decidieron luchar contra la destrucción con la mejor herramienta que conocían: construyendo y creando.

Pero el trabajo no fue fácil y requirió de un gran esfuerzo físico de su parte junto a la ayuda de amigos, voluntarios y trabajadores. También tuvieron que invertir el dinero de forma inteligente para que el proyecto resultara y no quedara botado  a medio camino.

Enlace Patrocinado

 Esto incluyó un gran sacrificio emocional, sobre todo en su lucha constante con campesinos y cazadores sin consciencia ecológica que no les hicieron la vida muy fácil. Además, el gobierno indio nunca les prestó apoyo de ningún tipo.

Pese a todo, para los Malhotra todo tuvo sus frutos, pudieron salir adelante con su proyecto; y cuando observan las fotos del pasado, se sienten satisfecho con lo realizado. 

Recuerdo haber estado caminando por el bosque, y sólo podías oír tus pisadas. Ahora el bosque está lleno de vida y sonidos”.

“Hoy en podemos sentir una tremenda sensación de felicidad cuando caminamos por nuestro santuario. Jamás había tenido esa sensación con alguna otra cosa que haya hecho en mi vida” comenta Pamela Malhotra.

¡Comparte cambios sorprendentes!

Enlace Patrocinado