El Gran Corazón De Este Hombre Salvó A Estas Vacas Del Matadero

Jay Wilde heredó la granja de ganado familiar, en Ashbourne, Reino Unido, cuando su padre murió el 2011. Desde entonces, él enviaba vacas constantemente al matadero, pero hace poco decidió que ya no podía hacerlo más, por lo que regaló 59 vacas a un santuario de animales, donde vivirán el resto de sus vidas naturales en paz.

 

Wilde quien tiene 59 años lleva 25 años siendo vegetariano, por lo que tener que vender animales para ser sacrificados por la carne era muy difícil, pero le había prometido a su padre que se haría cargo de la granja familiar. Tener que enviar los animales al matadero después de verlos crecer bajo sus ojos y pasar tiempo con ellos era extremadamente triste, por lo que hace poco decidió que ya no podía vivir con eso.

 

“Las vacas son conscientes de lo que ocurre a su alrededor, tienen personalidades y una vida interior”, explica el agricultor. “No son sólo unidades de comida. Conocerlas personalmente hace que sea más difícil pensar en comerlas”.  Después de hacerse cargo de la granja, Wilde comenzó a hacer grandes cambios. Dejó de ser una granja lechera, porque no podía soportar tener que separar vacas de sus bebés en pleno período de lactancia. Las consecuencias de esto eran que los animales se angustiaban y tardaban mucho tiempo en superar su separación.

Enlace Patrocinado

 

Por eso decidió ponerse en contacto con la Sociedad Vegana, por eso aprendió que podía cultivar comida sin tener que sacrificar animales y cuando preguntó qué le pasaría a sus vacas, lo pusieron en contacto con Hillside Animal Sanctuary, un centro de rescate que estaba dispuesto a ayudar a todo su ganado. Allí, vivirían sus vidas “como mascotas”. Por supuesto que este hombre recibió críticas, es más, cuando el cuñado de Jay se enteró, le dijo que estaba loco al considerar la posibilidad de regalar ganado que podría llegar a 52 mil dólares en el mercado, pero todo lo que le interesaba era tener la conciencia limpia.

 

Las explicaciones que da cuando le preguntan por qué no lo hizo antes son que carecía de ideas al respecto, pero ahora que finalmente puede hacer lo que ama sin sentirse constantemente culpable, quiere sacar el mejor provecho. “Tenemos una gran variedad de edificios de ladrillo en la granja que no se utilizan. Esperamos convertirlos en un restaurante vegano, una cocina de enseñanza vegana y alojamiento para gente que quisiera venir y ayudar en el cultivo de verduras. Un tipo de vacaciones veganas “ explica.

 

Ahora tiene a 11 de sus vacas en la granja, como mascotas y planea usar su abono como abono natural para la huerta de verduras. El resto de las vacas, 30 de las cuales están preñadas ya han llegado al santuario, donde viven pacíficamente junto a 300 cabezas de ganado y 2.000 caballos, burros y ponis.

 

Un gran final para esta historia. ¡Comenta y Comparte!

Enlace Patrocinado