La Emotiva Lucha Contra El Cáncer De Una Pareja De Recién Casados. Nunca Imaginaron Algo Así

Fue durante el segundo día de su luna de miel en Taiwán que Josh Buehler se empezó a sentir mal. Le dijo a su esposa Jenna que estaba confundido, desorientado y que le costaba mantener su postura.

La pareja, oriunda de Atlanta (Estados Unidos), decidió ir a urgencias. Ahí le realizaron un escaner a Josh, y el diagnóstico que entregó fue sombrío: tenía un tumor en el lóbulo parietal del cerebro.

Las imágenes a continuación forman parte de un ensayo fotográfico sobre lo que vivirían los posteriores meses.

 

La pareja viajó de vuelta a Estados Unidos, donde Josh se sometió a diversos tratamientos.

Finalmente el 17 de marzo de 2015, se hizo una craneotomía en el hospital Emory. Luego de esta intervención, el diagnóstico fue positivo.

 

La fotógrafa Jennifer Keenan Giliberto los acompañó durante todo el proceso, documentando cada paso con su cámara. Ahora, la pareja ha decidido publicar esas imágenes.

 

“Este ensayo fotográfico sigue a una pareja extraordinaria, Josh y Jenna Buehler, en medio de un diagnóstico abrumador y eventos que alteran su vida”, describe la profesional en la presentación de sus imágenes.

 

Luego de que Josh superara el cáncer, Jenna se sometió a tratamientos de fertilidad y al proceso de fertilización in vitro, y así pudieron cumplir el sueño de ser padres. Fue en enero de 2016 que supieron que serían padres de una bella hija.

Enlace Patrocinado

 

Sin embargo, en junio la oscuridad volvió nuevamente a sus vidas de la mano del cáncer. Si bien los especialistas habían podido eliminar el 90% del tumor cerebral que tenía Josh, los restos que quedaron se habían expandido por su cuerpo.

 

El diagnóstico era terminal. Pese a que Josh se sometió a radiación y quimioterapia, el cáncer seguía avanzando.

 

Mientras tanto, la pequeña hija del amado matrimonio estaba a punto de nacer. Era un momento de sentimientos encontrados: la felicidad por su hija, el dolor causado por la enfermedad.

Su hija Reilly nació en septiembre de 2016. Si bien Josh no pudo asistir al parto, el hospital le entregó una pieza especial cerca del lugar para que pudiera seguir el nacimiento.

 

Josh murió el 6 de noviembre de 2016, con sólo 41 años de edad. Jenna quiso publicar las imágenes para llamar la atención sobre el cáncer cerebral.

“Hay muchos tipos de cáncer que reciben mucha investigación y financiamiento”, dice Jenna. “De alguna forma, aún no tenemos respuestas para el cáncer cerebral. Realmente espero que la vida de Josh haga la diferencia”.

 

Comparte esta emotiva historia con tus amigos.

Enlace Patrocinado