Los Jóvenes Que No Tienen Interés En Celulares, Internet Y La Moda Existen ¡Y Son Muy Felices!

Enlace Patrocinado

La mayoría de los adultos piensa que los más jóvenes ya no pueden pasar ni un segundo sin internet, y que sólo la idea de vivir en el campo los atormentaría. Pero, a pesar de que a muchos les cueste creerlo, estos chicos prefirieron el campo por sobre la vida en la urbe.

En una finca llamada La Pastora, a más de 10 kilómetros de la ciudad más cercana, viven estos jóvenes a los que no les interesa nada sobre la moda, los celulares, el cine o los bares. Su vida está dedicada a disfrutar de lo que tienen en la finca.

 

El dueño del lugar se llama Santiago Cellar y le ha dado trabajo a muchos jóvenes que, por 300 pesos semanales, trabajan a diario en los surcos.

Las personas como nosotros, acostumbradas al mundo urbano, tenemos dificultades imaginando a estos chicos, que pueden pasarla sin internet ni celular. Pero Cuellar cuenta que estos jóvenes llevan el campo en la sangre, y por ello se sienten bastante cómodos y felices con su trabajo en La Pastora.

 

“A mí no me gusta el gentío, ni la bulla, así que voy poco al pueblo” cuenta Yasmani Duménigo, uno de los jóvenes que trabaja en la finca. “Hace un año terminé noveno grado y me puse a trabajar en lo que me gusta, aquí hago de todo”.

Y a pesar de tener la posibilidad de matricularse como técnicos en especialidades afines a la agronomía y la veterinaria, este grupo de jóvenes ha preferido ponerse a trabajar justo después de terminar la secundaria.

Muy pocos de ellos siquiera consideran una carrera universitaria, algunos ahorra y otros le envían su sueldo a sus familias.

 

La mayoría de estos chicos nació en zonas rurales, y dicen estar bien contentos con las labores que realizan.

Su rutina diaria incluye atender a los animales y abonar y sembrar la tierra, además de velar por los cultivos. Los chicos tienen la fuerza y la capacidad para hacer muchas cosas a la vez.

Una vez a la semana, los jóvenes se reúnen con sus familias y realizan actividades de distracción como ir a las carreras de caballo, reunirse con sus amigos e ir a fiestas al pueblo más cercano.

 

Santiago Cuellar se declara feliz de contar con gente tan trabajadora como ellos, y dice que es algo muy inspirados para muchos jóvenes todo lo que los chicos hacen en La Pastora. De ellos, la mayoría se ha casado y tenido hijos antes de los 24 años.

 

Y son estos mismos jóvenes quienes educarán a los que siguen en los oficios relativos al campo. Hay pocos como ellos en el mundo, pero sin duda su iniciativa y duro trabajo es algo digno de admiración.

 

¿Te gustó? ¡Compártelo!

Enlace Patrocinado
Usa este botón para avanzar