Escuchó Las Sirenas Y Oró Por La Víctima… ¡Hasta Que Se Enteró De La Horrible Verdad!

Enlace Patrocinado

Karlina Fulk escuchó las sirenas en California, donde vive junto a su familia, también vio que los vehículos de emergencia que escuchaba se dirigían hacia el lugar de un accidente automovilístico. Ella se enteró por los medios de comunicación que las lesiones del conductor que sufrió el accidente eran diversas y de gravedad, ya que tuvieron que sacarlo del vehículo y lo transportaron al hospital más cercano.

Karlina oró por la víctima del accidente y su familia y después se fue a  dormir. Al poco tiempo el teléfono sonó y sus padres le revelaron la impactante verdad : su hermano menor, Rafael, era el conductor por el que había orado. La necesitaban en el hospital inmediatamente.

Rafael había enviado un corto mensaje a sus amigos diciendo que llegaría  el lugar donde ellos se estaban, pero nunca lo logró. En vez  de eso, estaba acostado en una cama de hospital, sin poder responder y con pocas esperanzas de recuperarse. Rafael era universitario y su madre estaba preocupada por los años que llevaba sin terminar su carrera. El médico confirmó sus temores, diciendo que tenía pocas posibilidades de recuperar todas las funciones de su cuerpo.

Sin embargo, Karlina cree que los doctores subestimaron el poder de la oración. Para sorpresa de todos, Rafael despertó del coma siete días después. A pesar de haber reaccionado, no sabía su nombre y ni siquiera podía decir la hora. Los médicos todavía creían que su pronóstico era sombrío. Karlina y su familia, con más fe que nunca,seguían orando por él. Aunque el camino hacia la recuperación era largo y difícil, fue capaz de recuperar fuerzas poco a poco.

Pasaron dos años y medio desde su accidente, y luego de que los médicos dijeran que la recuperación completa era imposible, Rafael se graduó de la Universidad Estatal de California, con una licenciatura en Comunicación. Ver a su hermano pequeño pasar al escenario era todo lo que Karlina había deseado en la vida.

En la actualidad, Rafael ha vuelto a ser quien era, juega con sus perros, cocina y entregando afecto a sus amigos y familiares, quienes estuvieron a su lado durante toda su recuperación. La fe de Karlina, el poder de la oración y el apoyo de una familia le han dado a Rafael una segunda oportunidad para tener una vida exitosa y feliz.

Esperamos que sepa aprovechar esta nueva oportunidad. Comenta y comparte este artículo.

Enlace Patrocinado
Usa este botón para avanzar