Pastor Alemán En Un Acto De Extrema Bondad Adoptó A Pequeña Zarigüeya

Enlace Patrocinado

El bebé zarigüeya Poncho es una criatura que fue encontrado al costado de la carretera, junto a su madre a quien habían atropellado. Como era demasiado pequeño no creyeron que tuviera muchas posibilidades de sobrevivir. Afortunadamente los veterinarios le entregaron los cuidados necesarios y poco a poco Poncho empezó a crecer, pero aún le faltaba algo…una mamá.

Sin quererlo, conoció a Hantu, una perrita pastor alemán que no tenía crías y Poncho estaba huérfano. Así que este dúo se volvió inseparable. Crearon un lazo tan fuerte que hoy, después de muchos años, Hantu no sale a pasear si su amigo no está a su lado.

Poncho ya es una zarigüeya adulta y no se despega de su gran amiga.

 

Esto nos demuestra la nobleza de los animales y su enorme capacidad de entregar cariño.

¡Compártelo!

Enlace Patrocinado
Usa este botón para avanzar