Este Perro Estaba Cubierto En Tumores Cancerosos, Pero Lo Adoptaron Y El Cambio Es Milagroso

Enlace Patrocinado

En febrero de 2015, este perrito fue encontrado en las calles de Ciudad de México hambriento y cubierto de tumores cancerosos. La persona que lo descubrió sintió pena por la condición en que se encontraba y decidió por lo menos intentar salvarlo.

Dalia Gámez, una activista por los derechos de los animales del área, fue quien lo recibió para hacerse cargo de él, y lo bautizó como Boby. Sabía que necesitaba ayuda médica lo antes posible, así que lo llevó al veterinario para saber qué hacer con su deteriorada condición.

perro-cancer-1

 

En la oficina del veterinario determinaron que tenía unos dos años y que sus tumores eran cancerosos, por lo que debían realizarle quimioterapia.

perro-cancer-2

 

La frágil condición del animalito los hacía temer de la forma en que recibiría la quimio, pero el profesional y Dalia sabían que tenían que intentarlo.

perro-cancer-3

 

Dalia hizo lo que pudo para mantener el ánimo de Boby durante el proceso, que incluyó 8 sesiones de quimioterapia en dos meses. Aún durante el tratamiento, no estaba claro si el perrito podría sobrevivir.

perro-cancer-4

 

La mujer decidió compartir su historia en la web durante el proceso, y se dedicó a cuidarlo a lo largo del tratamiento. Probablemente ese apoyo fue gran parte de la medicina que necesitaba para sanar.

perro-cancer-5

 

Terminada la quimio, Boby se empezó a revelar como un perro completamente nuevo.

Sus tumores desaparecieron y su pelaje empezó a crecer brillante y grueso sobre todas las cicatrices, cubriéndolas completamente. Junto con ello, subió a su peso ideal y le volvió la energía y el ánimo.

perro-cancer-6

 

Por fin Boby corría, saltaba y jugaba como un perro de su joven edad debería poderlo hacer. Y, después de todo lo que superó, se ha vuelto una suerte de celebridad local: los vecinos de Gámez incluso hacían fila para sacarse fotos con él.

perro-cancer-7

 

Y, por suerte, su fama le sirvió para encontrarle un nuevo hogar con una amorosa familia. Si bien Gámez estaba triste por dejarlo ir, sabría que estaría en buenas manos.

La transformación de Boby nos enseña que, incluso cuando las cosas están mal (muy mal), aún hay esperanza de un futuro brillante.

 

¡Comparte esta inspiradora historia!

Enlace Patrocinado
Usa este botón para avanzar