Rechazó Casarse Con Su Novio Porque Quería Adelgazar. Un Año Después, Parece Otra Persona

Enlace Patrocinado

Jennifer Ginley estaba enamorada de su novio Luke, con quien había estado por más de 11 años, pero a pesar de que se sentía feliz, escondía un gran dolor.

Cuando su novio le pidió matrimonio, Jennifer debió confesarle que no quería caminar por el altar ni mucho menos aparecer en las fotos con un cuerpo que le incomodaba.

La joven, de 26 años, comenzó a subir de peso en la adolescencia y, luego de graduarse de la escuela y alejarse de sus padres, llegó a pesar más de 120 kilos.

Por eso le pidió a Luke que esperara hasta que pudiera lograr su peso ideal para casarse.

 

Debido a su gran tamaño, Jennifer debía usar extensiones de cinturón de seguridad y ni siquiera se podía subir a una montaña rusa porque no cabía en los asientos.

Pero fue lo sucedido en unas esperadas vacaciones lo que la hizo querer cambiar su aspecto definitivamente. Según le contó al Mirror:

Tuve que pedir un alargador para el cinturón de seguridad en el avión, y viajar allí en asientos ajustados para gente más grande.

Quedé horrorizada cuando vi las fotos. Una de mí con la Sirenita -mi personaje favorito de Disney- en realidad me hizo jadear. Me veía con tan mala salud que lloré, preguntándome cómo y por qué me había hecho eso a mí misma.

Fue entonces cuando Ginley decidió unirse a la organización Slimming World, que ayuda a personas a bajar de peso y las acompaña en el proceso.

Había intentado muchas dietas en el pasado, pero todas parecían hacer que la comida fuera el enemigo, así que nunca renunciaba a mi relación con el exceso de comida y nada parecía funcionar para mí.

Gracias a los especialistas, una dieta especial y entrenamientos, logró perder 57 kilos en un año. Esto significa que perdió casi la mitad de su peso en 12 meses, lo que la dejó tan irreconocible como feliz.

 

Su madre y su hermana no sólo la apoyaron, sino que se unieron en su tarea y juntas bajaron 45 kilos.

 

Realmente parece otra persona.

 

Gracias a su eficiencia y constancia en el programa, Jennifer recibió el premio a Miss Slinky 2017.

 

Por fin, luego de un año, estaba contenta con su apariencia y se sentía lista para la propuesta de su novio.

 

Allí estaba yo, admirando la majestuosidad que es Howarts en la nieve -se encontraban en Warner Studios– y Luke, mi mejor amigo, el amor de mi vida y alma gemela, se hincó sobre una rodilla, abrió una pequeña caja negra revelando el anillo más increíble en el que he puesto mis ojos.

¿Es esto la vida real?, ¡no puedo poner en palabras cómo me siento!, ¡estoy inundada en emociones!

 

Las palabras que me dijo antes de pedir que me casara con él, permanecerán conmigo toda la vida. Lo amo más allá de lo posible.

Jennifer ahora está enfocada en seguir mejorando y, obvio, encontrar el perfecto vestido de novia. Además, inspira a otras personas a seguir sus sueños:

Si pude lograr ésto, sé que tú también.

 

¿Qué te parece su historia? Comenta con nosotros y comparte con tus amigos.

Enlace Patrocinado
Usa este botón para avanzar