Se Casó A Los 10 Años Con Un Tipo De 30. Ahora Le Dicen “La Madre De Los Huérfanos”

Enlace Patrocinado

La hindú Sindhutai Sapkal ha tenido una vida llena de adversidades. Fue hija no deseada y tuvo un marido abusivo que la abandonó cuando tenía nueve meses de embarazo.

Lejos de darse por vencida, a Sindhutai todas estas atrocidades le dieron sólo fortaleza. Hoy es madre de más de 1.400 niños sin hogar.

A la mujer de 68 años la llaman la “Madre de los huérfanos” y, a pesar de los dolores y los sufrimientos que ha enfrentado, se la ve con una inusual confianza que resalta.

 

Nació el 14 de noviembre de 1948 en la aldea Pimpri Meghe, ubicada en el distrito de Wardha de Maharashtra. Aunque su padre le dio apoyo para que se educara, las responsabilidades familiares y el matrimonio precoz le impidieron continuar sus estudios luego del cuarto grado.

“Me dijeron que sólo hay dos procesiones en la vida de una mujer: una cuando ella se casa y la otra cuando muere. Imagínense mi estado de ánimo cuando me llevaron en procesión a la casa de mi marido en el bosque Navargaon en Wardha”, cuenta.

A los 10 años se casó con un hombre de 30. Abusivo, el sujeto la golpeó y la echó de la casa a los 20, cuando tenía un embarazo casi al punto de término. Terminó dando a luz en un refugio para vacas ese mismo día, y fue a pedir asilo a la casa de su madre. Pero ella no la dejó entrar.

“Corté el cordón umbilical con una piedra afilada que encontré cerca”, recuerda.

Superada por la angustiante situación, pensó en suicidarse.

 

Mientras pedía limosna para alimentar a su hija, se dio cuenta de la cantidad de huérfanos y niños abandonas que hay en las calles. Gracias a su experiencia podía sentir su dolor, así que decidió adoptarlos.

Con el tiempo decidió adoptar a cada niño que conocía, alimentándolos con limosna, y así fue como la terminaron apodando como la “Madre de los huérfanos”. Sus hijos la llaman amorosamente “mai” (“madre”).

 

Hasta hoy ha adoptado más de 1.400 niños, y no sólo los ha alimentado y vestido, sino que les ayudó a educarse, a casarse y a establecerse en la vida. Muchos de ellos se han convertido en médicos, abogados e ingenieros.

 

Su hija biológica es la directora de un orfanato, y señala que nunca ha recibido un trato especial en comparación a sus hermanos adoptados.

Sindhutai ha recibido más de 500 premios gracias a la extraordinaria tarea lograda. Con su amor ha logrado reunir una gran familia de 207 hijos, 36 hijas y más de mil nietos.

 

No tiene apoyo de nadie, y da discursos para ganarse la vida.

“Por la gracia de Dios tenía buenas habilidades de comunicación. Puedo hablar con la gente e influir en ellos”, dice. “El hambre me hizo hablar y esto se convirtió en mi fuente de ingresos. Doy muchos discursos en varios lugares y esto me consigue algo de dinero que utilizo para cuidar de mis hijos”.

 

Muchos años después de haber sido abandonada por su marido, él regresó para disculparse por sus terribles acciones. Ella lo perdonó y, a sus 80 años, lo aceptó como un “hijo mayor”.

 

¡Comparte esta emotiva historia!

Enlace Patrocinado
Usa este botón para avanzar