Sufre Alopecia Desde Los 5 Años, Ahora Tiene 15 Y Quiso Celebrar Su Calvicie Mostrándose Sin Peluca

Enlace Patrocinado

Lucy Bayfield comenzó a padecer alopecia cuando solo tenía seis años. Luego de casi 10 años de sufrir de esta condición y muchos de ellos sintiéndose avergonzada de su calvicie, la adolescente consideró que ya era hora de cambiar y aceptarse tal como es. De acuerdo a sus propias palabras, Lucy tuvo el cabello largo, sedoso y hermoso hasta los seis años, de ahí en adelante comenzó a caerse poco a poco.

 

Luego de casi una década viviendo oculta detrás de una peluca, Lucy decidió que era hora de aceptarse:

“Es algo que le pasa a algunas personas. No es mi culpa y no hay nada que pueda hacer para remediarlo, lo único que puedo hacer es cambiar mi forma de ver las cosas”.

 

Hasta ese momento, siempre había sentido que tenía que ocultarle al mundo su “imperfección”. Ver las cosas desde otro punto de vista la hizo comprender que su calvicie es parte de su identidad y que no tenía por qué seguir sintiendo miedo por su apariencia.

 

Considerando lo anterior, decidió sacarse unas hermosas fotografías, con un increíble vestuario y maquillaje, pero sin peluca. En las imágenes puedes ver cómo su calvicie la ha ayudado a sentir más empoderada y segura de sí misma.

 

“Es obvio que la gente hará comentarios, eso siempre pasa cuando eres diferente. Pero es algo natural y me he dado cuenta que la gente que dice estas cosas no han vivido lo que he tenido que vivir”.

Lucy perdió toda su cabellera a los 13 años, una edad en la que el aspecto físico juega un rol muy importante en el desarrollo de su carácter y autoestima, por ello es aún más admirable su madurez para enfrentarse a su alopecia.

“Recuerdo el día en el que todo comenzó ya definitivamente. La peluquera se dio cuenta de que tenía una parte en la cabeza donde no me quedaba cabello así que mi mamá me llevó al médico de inmediato. Me sentí muy mal. No tanto por la pérdida de cabello, más que nada estaba asustada. Me diagnosticaron cuando era muy pequeña con una enfermedad que no entendía”.

Fue sometida a diversos tratamientos para intentar que su cabello volviera a crecer, pero éstos eran tan agresivos que nunca dieron resultados y hacían que su cuero cabelludo sangrara. Estaba tan convencida de que alguno de los tratamientos funcionaría que no quería usar pelucas; sin embargo, con el paso de los años decidió tener una, que usa de vez en cuando. Ya no le importa con andar calva por la vida.

Hoy, tiene una peluca especial, que a pesar de ser muy costosa, puede usarla cuando hace deporte y por períodos de tiempo más largos sin que se irrite su cuero cabelludo.

 

Su padre, Scott, dice sentirse muy orgulloso de su hija:

“Esta situación es muy difícil para cualquier adolescente, pero ella se lo toma muy bien. Sé que le encantaría tener una cabellera hermosa, pero mantiene su cabeza en alto y trata de sacar el mayor provecho de cada momento”.

 

Encuentro que sin la peluca se ve aún más hermosa ¿Qué crees tu?

Comparte su historia.

Enlace Patrocinado
Usa este botón para avanzar