Nació Con Deformidades Por Culpa De Chernóbil, Así Vive Hoy

Enlace Patrocinado

Oksana Bindarchuck nació en Ucrania en 1989 y al momento de llegar al mundo los médicos se sorprendieron. La recién nacida lucía muy extraña y tenía múltiples deformidades en su cuerpo, le faltaba gran parte de sus piernas, sus manos estaban deformes, no tenía pulgares ni uñas; además sus riñones estaban dañados. Sus deformaciones de nacimiento fueron causados, probablemente, por el desastre nuclear ocurrido tres años atrás en Chernóbil.

 

Sus padres estaban horrorizados, no sabían cómo cuidarla, así que la dejaron en un orfanato y la niña nunca volvió a verlos.

Sufrió bullying, pasó hambre, fue golpeada muchas veces mientras estaba en el orfanato. Sólo vivía con la esperanza de ser adoptada por una buena familia, sin embargo todo pensaba que eso era imposible. Ella estaba registrada en el banco nacional de datos de adopción, pero nadie quería tener a esta chica con tantas necesidades y cuidados especiales.

 

Sin embargo, un día llegó un llamado del otro lado del mundo. Gay Masters, terapeuta de Cincinnati, quería adoptarla. ¡Fue un milagro! Oksana tenía cinco años cuando vio a su futura madre por primera vez, y tuvieron que pasar algunos años para que la adopción se llevara a cabo ya que la ley ucraniana se demora al menos dos años.

Los amigos de Gay en Cincinnati nunca comprendieron por qué decidió adoptar a esa chica tan dañada. Pero él estaba seguro de lo que estaba haciendo. Su determinación le salvó la vida a la niña.

 

Finalmente, Oksana pudo viajar a Estados Unidos. Los doctores pudieron tratar sus manos, pero sus piernas estaban demasiado débiles para soportar su peso, así que los especialistas recomendaron amputarle las piernas para que pudiera vivir una vida normal con extremidades prostéticas.

 

Oksana aprendió muy rápido cómo usar sus nuevas piernas después de la operación Podía correr y montar en bicicleta; además encontró su pasión en el remo. Era excepcionalmente buena, tanto que se clasificó para el equipo paralímpico norteamericano.

 

 

Esta chica no tiene nada que esconder, su cuerpo es hermoso y fuerte. No tiene límites.

 

Y su vida inspiró a miles de personas alrededor del mundo. En 2015 Oksana viajó a Ucrania para alentar a los soldados heridos.

 

Y a veces nos quejamos porque tenemos un problema banal. Comparte esta nota con tus amigos.

Enlace Patrocinado
Usa este botón para avanzar